header ilustraciones

sudeste-asiatico-head.jpg
'
Fluye el petróleo, sangra la selva

-Graffiti en Quito - Ecuador

Keep the oil in the soil and the coal in the hole

-Conference of Polluters - COP17 - Durban 2011

'

Responsablildad civil y restauración en el Convenio de Biodiversidad

Documento de posición sobre responsabilidad civil y restauración en el Convenio de Biodiversidad
MOP VIII - CBD

Curitiba, marzo 2006

Descarga en PDF Descarga en PDF (35.74 KB)

ASPECTOS GENERALES

El cuestionamiento al modelo civilizatorio basado en el petróleo es cada vez más fuerte y la transición a un modelo post petrolero es un hecho inevitable. Los daños provocados a la biodiversidad no solo han transformado extensas regiones donde opera la industria del petróleo, sino que han sumido en la pobreza a sus poblaciones.

Con los altos costos del petróleo se deben iniciar, ahora sin excusas, procesos de restauración ambiental  con carácter de urgencia.  Tanto las empresas, que perciben ganancias muy superiores a las programadas, como los Estados,  tienen que empezar a invertir en medidas de restauración ambiental en las áreas intervenidas a fin de impedir que las comunidades afectadas y extensas regiones queden condenados para siempre a la muerte y la enfermedad provocadas por la innegable contaminación de una explotación irresponsable.

Los impactos en la biodiversidad pueden ser acumulativos, producir efectos en cascada en las cadenas tróficas de un ecosistema específico pero también de otros ecosistemas, que pueden pasar desapercibidos en un principio, pero que son identificados a mediano y largo plazo.
 
Oilwatch propone desarrollar un Protocolo sobre Responsabilidad Civil y Restauración, desde una perspectiva integral, para restablecer los ecosistemas que han sido deteriorados y que permitan a las poblaciones locales recuperar sus derechos de subsistencia y salud.

Un Protocolo sobre Responsabilidad Civil y Restauración permitirá frenar la impunidad, el doble estándar, y las acciones fuera de la ley con que la industria del petróleo trabaja, fundamentalmente en el Tercer Mundo, donde paradójicamente se encuentran las zonas con mayor biodiversidad del planeta.

La  restauración ambiental, dentro de este Protocolo debe incluir la limpieza de derrames, recuperación de la capacidad de sustento de las poblaciones y reapropiación de recursos.  Esto supone acciones y propuestas a diferentes niveles, desde las poblaciones locales hasta instancias técnicas institucionales del Estado, incluyendo a la comunidad ambientalista.

Es necesario adicionalmente contrarrestar una tendencia creciente de la misma industria de hacer de la remediación ambiental un nuevo negocio. Esto en lugar de resolver los problemas del empobrecimiento de las poblaciones locales y de la destrucción de biodiversidad, se ha convertido en un negocio de grandes inversiones que posterga los problemas ambientales y en muchos casos, los empeoran.

Los altos costos del petróleo están provocando una serie de rápidas transformaciones de la industria de hidrocarburos.  Por una parte hay intensas campañas exploratorias y de control de yacimientos (vía contratos, privatizaciones y presiones de diversa índole), y por otra, hay un reciclamiento de la industria petrolera, que busca asegurar sus utilidades futuras a través del desarrollo y control de otras fuentes de energía.   Por ejemplo se anuncia ya la mezcla de combustibles, para lo que se está incorporando los biocombustibles (con nuevos y nefastos impactos al ambiente)  dentro de la matriz energética de los países.  Finalmente han cobrado fuerza los negocios “verdes”  que tienen que ver con la remediación ambiental, la venta de carbono,’ o vínculos entre la industria del petróleo y grandes ONGs de conservación.

La presente propuesta de Protocolo sobre Responsabilidad Civil y Restauración resolverá,  es una propuesta hecha para la industria petrolera de manera específica, pero puede ser aplicada para otras actividades que produzcan impactos negativos en la biodiversidad y las poblaciones indígenas y locales que conservan y generan biodiversidad.

MARCO INSTITUCIONAL

  • La discusión sobre responsabilidad civil y reparación es ya parte de propuestas internacionales por reglamentar los temas ligados a la biodiversidad. Así la Decisión VI/11, de la Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica, convocó a un grupo de expertos para conducir un análisis sobre la responsabilidad y reparación en el contexto del párrafo 2, 3 y 4 del Artículo 14.2 del Convenio de Diversidad Biológica.
  • El Convenio de Diversidad Biológica reconoce la necesidad de proteger la biodiversidad e incorpora conceptos sobre la pérdida de biodiversidad, la necesidad de prevenir los daños al medio ambiente y reconoce el daño espiritual y cultural que trae como resultado el daño a la biodiversidad.  En el marco de este Convenio se han desarrollado diferentes documentos, decisiones o directrices que enfatizan la importancia de la biodiversidad.

De los diferentes instrumentos se desprende que la restauración no puede, ni debe, ser tratada como un tema únicamente técnico, sino que está enlazada con aspectos políticos y de aplicación de los derechos humanos, colectivos y ambientales.

UN PROTOCOLO SOBRE  RESPONSABILIDAD CIVIL Y RESTAURACION

La “responsabilidad civil” es un instrumento para demandar a las empresas, públicas y privadas, por las acciones que impliquen destrucción de la biodiversidad, entendiendo que esta no son solamente especies en peligro de extinción, sino ecosistemas y conjuntos de ecosistemas.

Se pueden presentar igualmente casos de responsabilidad a los Estados por la falta de control para asegurar la conservación y uso sustentable de la biodiversidad.

La “restauración social y ambiental”  deberá permitir reconstruir el tejido social y ambiental de las zonas intervenidas y lograr la  satisfacción de las necesidades, el desarrollo de las capacidades y el cumplimiento de las aspiraciones de aquellas poblaciones que han sido sometidas a los impactos de las actividades extractivas.

El Protocolo regirá para daños sociales y ambientales causados en zonas dentro de los límites de la jurisdicción nacional o de control de los países Partes del Convenio de Diversidad Biológica; se buscarán mecanismos de aplicación de este protocolo para mates internacionales.

En base al presente protocolo será posible valorar y reparar el daño a la biodiversidad, al ambiente y a las poblaciones locales.

Dado que los daños a la biodiversidad  y a los ecosistemas naturales suponen impactos potenciales a largo plazo, de carácter acumulativos y que crean sinergismos con otros elementos ambientales o en la salud humana, la responsabilidad generada no prescribirá.

La responsabilidad frente al daño o deterioro de la biodiversidad y los ecosistemas naturales será objetiva y directa. Se puede considerar además la responsabilidad culposa, por actos de omisión intencional, imprudente o negligente, bajo el principio de responsabilidad compartida y diferenciada.

Cuando se habla de daño o deterioro de la biodiversidad se incluyen  los impactos a  la salud pública,  las condiciones socio económicas, y los diferentes efectos que deriven de la actividad que generó el daño o que sean consecuencia del deterioro de la biodiversidad.

1.  VALORACION DEL DAÑO

  • Para la valoración de los daños, se debe utilizar instrumentos no tradicionales que incluyan otros aspectos que los puramente económicos, sin desconocerlos. Hay que tomar en cuenta que hay impactos que no son cuantificables, a los que se debe dar un tratamiento especial, incluyendo responsabilidades de tipo penal. 
  • En la valoración del daño se pondrá especial atención a los impactos y consecuencias del daño o deterioro ambiental en los niños y mujeres por las implicaciones futuras que tiene afectar a este vulnerable sector de la sociedad.
  • En la valoración del daño se aplicarán criterios de análisis ecológicos a fin de evaluar no solamente componentes del ecosistema por separado, sino los ecosistemas en su conjunto, y el impacto que el deterioro de éstos puede producir sobre otros ecosistemas.

2. REPARACION DEL DAÑO 

  • La responsabilidad de la reparación social y ambiental debe incluir a más del daño directo, el deterioro o pérdida causado directa o indirectamente al bienestar económico, a las prácticas socio culturales, sistemas de conocimientos y prácticas ancestrales de los pueblos indígenas, y de otras comunidades locales.
  • El ámbito de la responsabilidad abarcará los impactos generados en todas las fases de la actividad extractiva.
  • Cuando el impacto se ha dado en los sistemas productivos de las comunidades indígenas y locales, el sistema de restauración debe velar porque los afectados recuperen su capacidad de sustentación.
  • Para la tecnología utilizada en la restauración se aplicará el principio de precaución.
  • En caso de daño moral, daño a la propiedad o daño irreversible se reconocerán  indemnizaciones, no  “compensación económica”

3. RESPONSABILIDAD COMPARTIDA Y DIFERENCIADA

  • El operador de la actividad será el principal responsable de todas las demandas por daños, pérdidas económicas y costos relacionados con restauración ambiental.
  • Habrá además una responsabilidad residual por falta de incumplimiento de normas, procedimientos, etc.  que podrá recaer sobre instancias públicas, gobiernos locales o personeros que autorizaron la actividad.
  • Se debe tomar medidas especiales, incluyendo medidas penales, para casos deliberados de contaminación a cuerpos de agua, deforestación, destrucción de recursos.
  • De existir impactos negativos en áreas protegidas, o territorios indígenas la responsabilidad debe ser mayor pues se afectan derechos colectivos y se debe incluir sanciones penales, sin prejuicio de las sanciones civiles.

4. PARTICIPACION DE LOS AFECTADOS

  • Las acciones de reparación deberán ser realizadas por empresas o entidades calificadas por las instancias pertinentes en cada país, y deben contar con la aceptación por  parte de los afectados.
  • Para la aceptación final de los trabajos de deberá contar con una aceptación formal de las autoridades competentes quienes a su vez aplicarán la consulta pública para recoger los criterios de los afectados e interesados.
  • Garantizar la plena participación de los afectados en la determinación de prioridades, la vigilancia a los procesos y el cumplimiento al ejercicio de los derechos humanos, colectivos y ambientales.
  • Se deberán crear garantías para quienes trabajen en la reparación. 

5.  RECLAMACIONES

  • Los casos en que se demande restauración no podrán ser resueltos en una Corte de Arbitraje Internacional, porque estas constituyen un atentado a la soberanía de los Estados.
  • Podrán presentar reclamaciones por restauración: el Estado, los gobiernos locales, los afectados directos y grupos de interés actuando para reivindicar intereses comunes y personas individuales. 

Oilwatch,

La red OILWATCH está conformado por más de 100 organizaciones de África, Asia y América Latina. Se constituyó hace 10 años impulsada por la necesidad de desarrollar estrategias globales para las comunidades afectadas por las actividades petroleras y de apoyar sus procesos de resistencia en la lucha contra esta actividades.
Oilwatch se esfuerza por hacer crecer, a nivel global, la conciencia medioambiental, exponiendo los impactos de la actividad petrolera en bosques tropicales y en sus poblaciones locales, estableciendo también las relaciones de esta actividad con la destrucción de la biodiversidad, el cambio climático y la impune violación de los derechos humanos y de los pueblos.